En Francia encontrarás una red de transportes muy desarrollada; para cada trayecto que necesites hacer tendrás un medio de transporte que te sirva.

La comunicación es realmente idónea para tus desplazamientos. Como es lógico, las grandes ciudades están mejor conectadas con el transporte público pero, incluso en las ciudades más pequeñas, puedes desplazarte sin problemas. Más abajo te presentamos los diferentes medios de transporte que podrás encontrar en Francia.

En tren

Francia tiene una de las redes ferroviarias más eficientes y cómodas en el mundo, gracias en particular a los trenes de alta velocidad (TGV). Es por lo tanto muy fácil desplazarse de una ciudad a otra, incluso en largas distancias: 4 horas de tren solamente separan Marsella (en el extremo sur del país) de Lille (en el extremo norte del país, unos 1 000 km aproximadamente). 

Gracias al TGV, París se encuentra a una hora de Lille o Orléans, dos horas de Lyon, Nantes, Poitiers, Rennes o Dijon y tres horas de Marseille, Montpellier o La Rochelle. Para sacarte un billete de TGV para cualquier trayecto, puedes pasar por la página web de la SNCF (Sociedad nacional de ferrocarriles), es el equivalente francés de lo que se conoce como RENFE en España.

Siendo joven tienes la posibilidad de obtener la tarjeta 18-27 de la SNCF (para todos los jóvenes entre 18 y 27 años) que sale por unos 50€ por año y te permite obtener un descuento para cada trayecto que vas a efectuar en tren. El valor del descuento dependerá de la antelación con la cual has sacado tu billete de tren. También tienes acceso con esta tarjeta a los billetes de último minuto que salen más baratos.

Para más información sobre la tarjeta 18-27, pincha aquí.

Otra tarifa que puede ser interesante es la de los viajes iDTGV. Son trenes especiales de la SNCF, a menor precio, que existen para unos trayectos definidos (más de 50 destinos) y que proponen servicios especiales a bordo del tren. No es una oferta destinada solamente a los estudiantes, pero puedes conseguir billetes a muy buen precio.


En avión

Muchas aerolíneas nacionales o internacionales salen de cada gran ciudad francesa y permiten trasladarte a cualquier lugar del planeta en las mejores condiciones.

En coche

Las infraestructuras de carreteras y autopistas son también de excelente calidad, con una red de carreteras segundarias pintorescas que permiten descubrir el encanto de la Francia rural, más natural. 

Puedes utilizar en Francia tu carné de conducir español. La velocidad es limitada a 30, 40 o 50 km/h en las ciudades, a 90 km/h en las carreteras secundarias y a 130 km/h en la autopista. Cualquier vehículo motorizado debe tener seguro.

Puedes alquilar un coche con varias empresas, como por ejemplo Europcar, Sixt o Hertz.

Transporte público urbano

Muchas ciudades implementaron un sistema de red de bicicletas de libre servicio, fácil de acceso y económico. En París es el Vélib’, en Montpellier el Vélomagg, en Lyon el Vélov’, en Toulouse el VélôToulouse, etc.

En la mayoría de las ciudades, los transportes en común se hacen en autobús o tranvía. Puedes encontrar toda la información sobre los diferentes abonos de transportes, las tarifas y la accesibilidad en la página web del ayuntamiento de tu ciudad o directamente de la empresa de transportes. Las ciudades de Marseille, Lyon, Lille, Toulouse y Paris tienen un metro.

Puedes consultar las páginas de RTM para Marseille, de TCL para Lyon, de Transpole para Lille y de Tisseo para Toulouse. 

El metro parisino, muy extenso, es el medio de transporte predilecto en la capital. Prolongado  por la Red Expresa Regional (RER) comunica Paris y su periferia (hasta 30 km). Para conocer las líneas de metro y de RER y los abonos que puedes contratar, consulta la página de la RATP. Siendo estudiante, puedes tener un abono anual con tarifa estudiantil: la carte imagine R, para todas las zonas de la región de París que cuesta 341,90€.

En taxi

Las tarifas practicadas por los taxis son estrictamente controladas en Francia y bastante elevadas en comparación a los estándares internacionales. Todos los coches tienen un taxímetro (ojo, los que no tienen, son falsos taxis, a evitar completamente).

Horarios y transportes de noche

La gran mayoría de los transportes públicos no circulan por la noche, los servicios de autobuses, tranvía o metro paran a diferentes horarios según la ciudad, el día (puede ser más tarde los fines de semanas o días festivos por ejemplo), y el medio de transporte que usas, pero suele ser entre las 23:00 y la 1:00. Cuando tienes que volver a casa y no hay más transportes, a menudo la única opción que te queda es volver en taxi o coger los transportes especiales que circulan por la noche. Sin embargo, hay que tener cuidado porque la frecuencia temporal es diferente de la de día.

En París por ejemplo existe el servicio de los Noctiliens, que circulan toda la noche en París intra muros pero también por las afueras alrededor. En Lyon, tienes el mismo tipo de servicio con las líneas Pleineslune. Para las otras ciudades de Francia, puedes ir informándote en las páginas de las empresas de transporte o directamente allí en las oficinas de transporte común.